4 RAZONES POR LAS CUALES EL CONFLICTO LLEGA A SER BUENO EN NUESTRA VIDA

El dolor o conflicto forman parte de la vida misma, aunque deseamos evitarlo y que nunca llegue a nosotros, la verdad es que resulta necesario y bueno para nuestro crecimiento.

Aunque en el momento no podamos entender y ver esas partes positivas o buenas, cuando pasa la tormenta, siendo una persona abierta, consciente; podrás encontrar muchas razones positivas y aprendizajes de esas experiencias. A fin de cuenta, es preciso pasar por las mayores tormentas para apreciar los días de calma.

Un poco de eso ha surgido en mi vida, quedarme sin trabajo por una época produjo un gran cambio y planteamiento a mi vida, como; entrar en consciencia sobre la mala relación y administración que tenía con el dinero, así como también. lo que venía haciendo con mi vida, aunque siempre estaba buscando avanzar y mejorar, nunca me había planteado con realmente seriedad que esperaba de mi futuro y que debía hacer en este momento para construirlo.

Seguramente muchos se hicieron las mismas preguntas mientras estábamos confinados sin poder salir.

Eso ha sido una de las situaciones en las que muchos podremos coincidir, pasar muchos días sin salir, usar mascarillas y no tener contactos con otros, ha cambiado por completo nuestra vida y como pensamos de ella.

Tal vez existan razones positivas del conflicto o de atravesar por ellos, desde mi experiencia diría que son:

Nos hace apreciar las cosas buenas de la vida: No podríamos saber de momentos de felicidad, si nunca hemos pasado por momentos de dolor. Mientras se está en un conflicto, solo podemos ver lo negativo de las cosas, sin embargo, si podemos mirar más allá del conflicto, conseguimos apreciar lo bueno que tenemos; como salud, tener la familia cerca, personas que nos apoyan, estar en un país que cubre tus necesidades, un alimento, un techo, etc., porque nunca todo es negro.

Un poco para entender esto, serían los días lluviosos. Cuando pasan varios días de lluvia y sale luego el sol, todos solemos aprovecharlos de la mejor manera, creamos planes al exterior, nos vamos con los amigos o familia a tomar algo en una terraza, los niños salen a los parques, y vemos millones de sonrisas por las calles, solo porque hemos tenido un día de sol luego de varios días de lluvias.

De esa misma manera ocurre con las otras cosas de nuestra vida; tener momentos de conflicto y dolor nos hace apreciar las cosas buenas de la vida.

El conflicto te ayuda a madurar: no hay una competencia en el mundo para saber quien sufre más, aunque aquellos que han pasado por mayores momentos de conflictos, reflejan mayor madurez ante la vida.  

Se aprende en base a lo que atraviesas, ciertamente luego de pasar un conflicto cambia por completo nuestra realidad ante situaciones determinadas, puede que de una manera positiva o negativa; pero si algo has aprendido de lo vivido, has adquirido un grado de mayor madurez.

Indisputablemente todos tenemos formas de atravesar las diferencias situaciones que nos ocurre en nuestra via, pero si puedes ver el aprendizaje o que esa situación te ha hecho ser más consciente de algo determinado, realmente has madurado y avanzado en tu crecimiento personal.

Siempre el obstáculo nos ayuda a crecer.

El conflicto puede darte grandes cosas, si aprendes a verle el lado positivo: tenemos que aprender a buscarle el lado positivo a las cosas, para ver las oportunidades que nos pueda brindar.

Hace varios días leí una historia sobre una maestra en Calcuta. Adoraba enseñar y trataba a sus alumnos con todo el cariño del mundo, eso hizo que todos la apreciaran y quisieran. Su escuela era la única que había en todo el pueblo y ya se encontraba en condiciones bastante decadentes, sin embargo, seguía dando clases con mucha alegría.

Por desgracia, su escuela sucumbió a las llamas de un incendio provocado por un pirómano. La comunidad entera sintió la perdida. Pero a medida que pasaba el tiempo, la cólera dio paso a la apatía y a que la gente se resignara que sus hijos no volverían a la escuela. Ella, por el contrario, fue optimista y les dijo a los padres que está era una oportunidad para sumar fuerzas y construir una escuela mucho mejor, una escuela que sirviera a los niños en el futuro. Ella encontró una oportunidad en un conflicto.

Y en la vida, los conflictos son los que nos hacen salir de nuestra zona de confort y buscar mejores oportunidades. Nos hace movernos, por la intuición de sobrevivir.

Te hace mirar más hacia ti: Cuando todo va bien, vamos de manera automática, hacemos las cosas una y otra vez de forma repetitiva, cumpliendo una rutina sin hacernos mirar hacia nosotros mismos.

El conflicto, aunque puede sacar lo peor de nosotros, también saca lo mejor; porque nos detiene ante la rutina y la vida automática, haciendo espacio para conectar con nosotros mismos, con nuestras emociones, e incluso para ver aquellas cosas que no habías querido ver o sentir.

Esta razón viene de mi experiencia, el haber entrado en un colapso emocional por no saber qué hacer con mis emociones, porque ya embotellarlas u obviarlas no me estaba funcionando, hizo que me diera cuenta de muchas cosas sobre mí, lo que debía mejorar, trabajar, haciendo que conectara un poco más conmigo misma. Redefinir lo que estaba haciendo o soltar lo que no me estaba haciendo bien. Fue gracias a un conflicto.

Finalmente, el conflicto te va formando en el camino de la vida y en el crecimiento personal, las experiencias te van creando y fortaleciendo como personal, sean cuales sean los conflictos, superarlos son los que nos llena de satisfacción personal.  

MUCHAS GRACIAS POR LLEGAR HASTA AQUÍ.

Si te ha gustado y ayudado, compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad