COMO SER RESILIENTE

RESILIENCIA, algo muy escuchado estos últimos meses, pero ¿Qué es resiliencia? y ¿Cómo ser resiliente?

Resiliencia, según la RAE es “la capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos».


Por otra parte, los psicólogos que son aquellos que manejan este termino en los seres humanos, definen la resiliencia como la capacidad de afrontar la adversidad creando los recursos psicológicos necesarios para salir fortalecidos y alcanzar un estado de excelencia profesional y personal.

Según explican en el Instituto Español de Resiliencia, es una cualidad innata pero también se considera un proceso dinámico y por tanto se puede desarrollar como una capacidad de adaptación a diferentes entornos adversos sin generar un nivel de estrés negativo.

La resiliencia se interpretó inicialmente como una condición congénita, pero desde la década de los sesenta ha vivido una evolución, pues se enfocó en los factores no solo individuales, sino también familiares, comunitarios y, más adelante, culturales. Así, los investigadores del siglo XXI entienden la resiliencia como un proceso comunitario y cultural, que responde a tres modelos: «compensatorio», «de protección» y «de desafío».

Al encontramos en una situación perturbadora, desconocida, que genera mucha incertidumbre entre todos, se habla constantemente sobre esta capacidad que realmente todos poseemos, pero que muchas veces no sabemos cómo hacerlo.

Ahora bien, ¿Cómo podemos ser resilientes a esta situación perturbadora, desconocida?

* Lo primero es aceptar la situación que no puedes controlar; por otra parte, entender que la vida tiene momentos difíciles que puedes superar, darle un cambio de enfoque hace que cambiemos por completo la forma en como vemos la situación que estamos pasando.

* Ser resilientes, es conocer nuestras fortalezas y limitaciones personales, porque esto nos permite ponernos metas mas objetivas, realistas y enfrentarnos a los momentos con menos frustración y fracaso autoproducido. Además, cada persona esta viviendo el proceso de diferente manera, por lo que no hagas comparaciones de como otros lo están enfrentando, es necesario conocerte.

* Es necesario darle un enfoque optimista y mantener una actitud positiva a cualquier dificultad que se te presente, encuéntrale un aprendizaje a todo aquello que posiblemente veas negativo, tal vez, es un momento crucial para replantearte muchas cosas personales en tu vida, aunque veas que las cosas ahora no vayan como esperabas, darle un giro a tu vida podría conducirte al lugar que mereces estar.

* Practicar el mindfulness o conciencia plena; cada vez es mas común escuchar sobre la importancia que tiene para nuestra salud mental, vivir en el aquí y ahora, con la gran capacidad de aceptación. Entender que, el pasado forma parte del ayer y no es una fuente de culpabilidad y desasosiego, mientras que el futuro por el otro lado, solo nos puede aturdir con la cuota de incertidumbre y preocupación. Realmente vivir demasiado en el pasado o el futuro, no solo afecta nuestra salud mental, sino, que además el sentimiento de ansiedad y estrés genera hormonas negativas para nuestro cuerpo, que incluso nos enferma físicamente. Así que, disfruta de los pequeños detalles del día y no pierdas la capacidad de apreciar todo aquello que tienes a tu favor. ·         

* No trates de controlar las situaciones, sino las emociones. Una de las principales fuentes de tensiones y estrés es el deseo de querer controlar todos los aspectos de nuestra vida. Por eso, que en vez de tratar de controlar todas las situaciones, comienza a centrarte en el cambiar lo que sientes por la situación.

* Encuentra tu propósito. Si aun no lo tienes claro, comienza a buscarlo o plantearte nuevas metas. Todos tenemos motivación en nuestro interior, solo debemos despertarlas, tal vez un buen libro o una nueva rutina te ayude. 

* Ayudar a otros. Recuerda que muchas otras personas podrían estar en una peor situación a la tuya, así que busca ayudar a otros con aquello que puedas aportarles; muchas personas a lo mejor solo necesitan una palabra linda, que las escuchen o las motiven.

Finalmente, para un resiliente lo más importante es superar el proceso traumático; por esa razón suele reconocer cuando una situación es demasiado difícil de procesar por si solo, en consecuencia, buscar ayuda de apoyo social y de un profesional cuando sea necesario.

«La resiliencia es saber que eres el único que tiene el poder y la responsabilidad de levantarte»

 Espero que te haya gustado. 

Si te gusto este tema, comenta y comparte con aquel que le vendría muy bien en este momento.

GRACIAS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad