ETAPAS DE UN EMPRENDEDOR

Todos aquellos que deciden emprender hacia un sueño, sea cual sea, pasamos por una serie de etapas que es imprescindibles conocerlas para saber que decisiones debemos tomar en cada una de ellas; pues las decisiones son las que determinan hacia donde te diriges.

La primera etapa es el deseo: Cuando tenemos esa idea que nos quita el sueño, donde entra esa idea de negocio que quieres iniciar, o esa clase que quieres tomar porque es algo que te da mucha ilusión; un ejemplo sencillo de entender es el momento donde ves por primera vez a esa persona que te gusta, que te atrae. Esa primera etapa, está llena de muchas ilusiones, de inmensas ideas, entusiasmo, sueños sobre la meta alcanzar y es completamente una etapa llena de emociones y poco razonamiento. Aquí solo tienes el deseo, aún no se ha pasado a la acción.

La segunda etapa es el miedo: Todo lo que inicia siendo algo que desconocemos, por defensa de nuestro cuerpo genera miedo. Allí se cuestiona el sueño, la idea de negocio, la clase que quieres tomar, esa chic@. En este momento entra el miedo para llevarte a razonar tus emociones y deseos, algunos logran superarlos, otros se quedan en esta etapa y no pasan a la acción. Sin embargo, esta etapa es crucial para que el deseo se pueda volver real, es el momento en el que evaluamos si esa idea de negocios es la adecuada para nosotros, si realmente es algo que queremos realizar y atravesar, también aquí muchas preguntas que comienzan a surgir de ese miedo, necesitan ser respondidas con un razonamiento basado en conocimientos, es decir, llevarte a investigar si esa idea de negocios podría ejecutarse, que se necesita para llevarla a cabo, cuáles son los requisitos, etc. Aquí es primordial, la investigación, el autoconocimiento y la determinación, por otra parte, es necesario que pienses en la posibilidad de que las cosas no funcionen, de esta manera podremos crear diferentes alternativas para resolver los posibles problemas.

Volviendo al ejemplo de las parejas, podríamos decir que comienzas hablar más con esta persona, quedar más, para saber sobre él o ella (investigar).

Las decisiones aquí son más investigativas, sin embargo, muchos como dije anteriormente se quedan en esta etapa, posiblemente sin la investigación determinada. También cabe la posibilidad que en este momento te des cuenta que esa idea de negocio, no es lo que estás buscando, no cumple con lo que quieres lograr, de manera que dejas aquí el proceso.

Pero si has tomado la decisión que esa idea la quieres realizar, entonces pasamos a la siguiente etapa.

La tercera etapa es la acción (inconscientemente incompetente): a partir de aquí hare mención de un gran líder llamado VICTOR HUGO MANZANILLA (ya sabrás que es mi mayor referente), pues realmente cuando lo escuche por primera vez estaba pasando por esta etapa; es como el deseo, aquí todo es bello, lleno de esperanza y emociones; ya has puesto en marcha tu emprendimiento y todo es celebración, es también llamada la etapa de LUNA DE MIEL. Está fundamentada en los primeros meses que estas completamente entusiasmado, posiblemente has vendido unos cuantos productos y tú crees que dentro de poco te volverás millonario. Pero en poco tiempo, comienzan las pequeñas frustraciones o fracasos y se empieza apagar el entusiasmo, de manera que todo se viene abajo. 

La cuarta etapa es la duda (conscientemente incompetente): los fracasos o tropiezos te llevan al punto de preguntarte si realmente eres bueno para esto, si esto va a funcionar y generalmente está acompañado de mucha duda sobre si realmente vale la pena; ya no sientes entusiasmo, ves todo oscuro. Por otra parte, la frustración te lleva a la comparación.

Aunque quiera negarlo, me hecho muchas comparaciones con otras personas que están haciendo lo mismo que yo, sobre todo a nivel de seguidores en instagram.

¿Cuántas veces te has sentido frustrado porque llevas unos meses y no has subido una cantidad de seguidores o aún vendes como un amateur?

La verdad que a mí me ha pasado y más de lo que quisiera admitir, sin embargo, las comparaciones en su gran mayoría suelen estar mal hechas, generalmente nos comparamos con personas que llevan muchos más años de carrera y experiencia; o por el contrario te has comparado con una idea que a lo mejor no ha sido lo acertada.

Un ejemplo, volviendo a las redes sociales, creemos que la gente que tiene miles de seguidores ya tienen la vida hecha, sin embargo, conozco personas que tienen miles de seguidores, pero no viven de las redes sociales, por lo que tienen otros empleos.

Entonces estas comparaciones nos hacen mal, porque cada quien tiene una manera diferente de sobrellevar cada proceso, además, las situaciones, condiciones, el tipo de negocio, todo influye de alguna manera para que cada una de las personas lo lleve diferente.

En esta etapa, mucha gente renuncia, al no haber entusiasmo, duda y poca creencia en el proyecto y en sí mismo, decide dejarlo todo. También te cuento que varias veces lo he dejado aquí, en otros emprendimientos simplemente decidía vender todo y empezar uno nuevo; sin seguirlo intentando, practicando, etc.

Realmente muchos alegan que, si las cosas no van bien, hay que cerrar el negocio, pero por el otro lado, debemos saber en cual etapa de nuestro proceso emprendedor estamos para asumir tal decisión; otro ejemplo muy claro es el de JEFF BEZOS dueño de Amazon, hubo momento de muchas pérdidas de dinero, que fueron millones de dólares y aun así no decidió dejarlo todo, hoy por hoy es una de las empresas más grandes del mundo y él uno de los hombres más rico del planeta. Entonces, esta es una etapa muy mala para decidir si un negocio es rentable o no.

Algo sencillo para entender, es cuando aprendemos a tocar un instrumento. Al iniciar estas muy emocionado por tocar el instrumento, una guitarra, te imaginas siendo el guitarrista de Maroon 5, pero al comenzar ves que entender las notas no es tan sencillo, a causa de eso suena un poco mal, pero sigues practicando y mejoras un poco, aunque no lo suficiente para inscribirte al grupo del barrio, de manera que te sientes decepcionado y con ganas de dejarlo, pero., ¿Qué hace que mejoremos tocando un instrumento?

LA PRÁCTICA y eso mismo ocurre con el emprendimiento, la práctica y la experiencia te va a llevar a ser mejor; de forma que necesitas seguir practicando y mejorando en aquello que haces. Luego de esto puedes tomar mejores decisiones, en lo que respecta te recomendaría que nunca renuncies en esta etapa, porque jamás despegaras un negocio.

La quinta etapa y última es ser competente: aquí estas lleno de experiencia y práctica, en su gran mayoría de los casos las cosas van a mejor; ya sabes llevar un negocio, manejar clientes y tienes la seguridad que necesitas para hablar con cualquiera sobre lo que haces, en esta etapa ya sabes tocar una canción completa sin necesitar los acordes de la guitarra, también, todo suele fluir de la mejor manera y en este momento podrías decidir, si ese negocio es para ti o no, si debes renunciar o no. En pocas palabras, es pensar con mente fría.

Cabe destacar que este proceso, puede aparecer en muchas ocasiones, aunque seas competente en tu emprendimiento, es necesario que sigas aprendiendo y creciendo; porque a medida que tu crezcas como persona, tu emprendimiento crecerá.

El mundo no es un complejo de formas acabadas, sino de procesos

karl marx

MUCHAS GRACIAS.

Comparte con quien lo pueda necesitar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad