NUESTROS DEMONIOS

Todos dentro de nosotros contenemos luz y oscuridad; dolor y alegría; virtudes y defectos; a fin de cuentas somos seres humanos y seres imperfectos, por lo que al reconocerlo y aceptarlo, aprenderemos amarnos más y de la misma manera a el resto de nuestro entorno.

Por eso, muchos psicólogos, sociólogos o personas que hablan acerca del auto-conocimiento y la importancia de ello, hacen mención sobre los demonios internos, esas cosillas que tenemos guardadas dentro de nosotros mismos y que muchas veces desconocemos pero nuestro exterior lo reconoce, además, nos hace lidiar con el hecho de que vamos atraer a nuestra vida esos demonios internos.

Por el otro lado, también es necesario hablar acerca de la ley de espejo o proyección; todo lo que nos molesta de otras personas, es porque realmente es lo que odiamos de nosotros mismos, de la misma manera, que todo lo que otros critican o juzgan acerca de nosotros y eso me molesta, es porque lo tengo muchas veces reprimido dentro de mí y necesito trabajar en ello.

No es una tarea fácil reconocer todo ésto, no es algo que se suele aceptar y trabajar con ello de un día para al otro, pero hasta que no reconozcamos ese hecho, podemos hacer que atraigamos demonios que nos harán mucho daño.

Nuestro trabajo personal de aceptación, de mejora, de amor propio, de amor sano hacia otros, no sucede hasta que hagamos consciente nuestro lado oscuro, aceptarlo y perdonarlo; para ser seres mas felices.

Por ello te quiero enseñar algunos demonios muy comunes en muchos de nosotros, los nombres han sido de mi imaginación.

– EL JUEZ: Ese demonio que nos hace juzgar todo aquel que no practica una misma idea, él cree que la única realidad existente es la de él mismo, sin contar con la historia generacional y los demonios de los demás.

– EL FAMOSO: ese demonio que quiere que todo se le sea aplaudido, elogiado y premiado; espera la aprobación de todos y muchas veces suele ser muy egocéntrico, aludiendo de cosas que ha hecho o tiene para ser aceptado y halagado en un grupo de personas.

– EL VAGABUNDO: ese que tiene una doble moral acerca del amor, él quiere un compromiso pero tiene miedo ha adquirirlo, el desea ser amado pero tiene miedo amar, o simplemente quiere una relación pero vive como soltero, esté demonio muchas veces tiene un gran proceso de descubrimiento porque puede estar alineado con mucho sufrimiento previo y nadie quiere admitir el dolor.

– EL OSO: aquel que ruge cuando no hacen lo que él quiere, o las cosas no hayan salido como él quiere que salga, generalmente va unido a la violencia, ira y constantes impulsos contra otros.

-EL ENANO: esté demonio esta muy unido con el del famoso, porque el enano cuando esta junto a una persona que puede tener mas éxito o cuenta con algunos logros, este se siente inferior, se siente pequeño y muchas veces lo conlleva a alardear de cosas para tratar de hacer pequeño a la otra persona.

Con todo esto quiero hacer una introspección acerca de tus propios demonios, porque ellos se van a venir reflejados en tu día a día y van perjudicar muchas veces tu emprendimiento, así mismo, te va a impedir crecer y llevarte mejor con tu equipo de trabajo, tus proveedores, tus distribuidores y todos las personas que te rodean.

A la hora de emprender es muy necesario trabajar tu SER, puesto que todo lo que hagas sera reflejo de tu interior, como te sientes contigo mismo y el resto de las personas.

¿Te sientes identificado con alguno de éstos demonios?

¿Cuál otro demonio podrías mencionar?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad